sábado, 27 de diciembre de 2014

El animal reprimido







El caos.


La experiencia individual y la relación del ser humano con el caos es fundamentalmente de represión. De hecho, el caos por sí mismo no existe, sino como un némesis evocado por la racionalidad humana, que narcisistamente inventa una sombra para figurar su olvido. ¿Qué es el caos entonces? El temor de la razón a desaparecer. Es un imaginario de la completa ausencia de orden. Por ende, aparece en los lugares por donde este orden sangra. La emocionalidad, la sexualidad y la animalidad son tres grandes heridas.  Para culminarlas en una sola las llamaremos “el animal”.
El animal acecha completamente al hombre, pero sin éxito. Sólo logra turbarlo, molestarlo inquietantemente  y causar un daño mínimo comparado con la furia que su esencia supone. ¿Cuál es la fuente de esa debilidad? La tan efectiva represión racional de sus impulsos. Es un sacrificio que el hombre hace para poder vivir en sociedad, una ofrenda a la comunidad  y a la vida. Sin embargo, por más efectiva que sea esa barrera, nunca es perfecta. El caos, incesante,  apunta a las heridas de la razón  y  no le importa el no poder matarla,  se conforma con el sufrimiento de su presa. Al no tener otra defensa humana  que la represión, el animal se transforma en  una amenaza constante y  el éxito de la razón nunca es definitivo. Se verá turbada a lo largo de su existencia por esta fuerza inminente, que la destruirá encarnada en su máxima expresión: la muerte.  Por tanto, el obrar de la razón  consiste en reprimir una fuerza que es salvajemente mayor que ella. Es una cruzada imposible, cuya consecuencia vemos hoy en el fracaso de toda sociedad. La racionalidad y la vida humana, en cuanto se tomen como elementos que deben reprimir el caos, no encontrarán otra cosa que debilidad e impotencia.



La redención de la razón.


Debido a la efectividad de la represión, si el hombre en algún momento añora tiempos de inconsciencia, la sociedad nada debe  temer. La muralla es inquebrantable y la seguridad de la vida en sociedad nunca se verá devastada. Esta situación se puede tornar completamente positiva.  La idea es generar espacios en donde el caos encuentre expresión. Situaciones en que el “animal” se apodere del hombre, haciendo del mismo una digna contradicción y no un imperio represivo. El hombre debe reconocer a su animal como un igual y permitirle emerger y luchar por el dominio de su espíritu. La razón se  redime así  de su posición divina (posición que el hombre le ha dado) y se transforma en un elemento más de la carne. Aislado el cenit de la razón como el fin de la humanidad, el caos empieza a vislumbrarse como otra área en la cual realizarse. Naturalmente, en dónde cada persona pueda hallar un espacio para la manifestación del caos no es ciencia cierta. Cada subjetividad es diferente, y habrá miles de maneras de lograrlo. Lo que importa es el concepto. En mi caso, como una sugerencia, encuentro esencial un espacio que más adelante justificaré como tal: la manifestación poética. 

Marcos Liguori

2 comentarios:

  1. Muy bueno lo escrito Marcos, pero aun sigo teniendo una duda porque para mi el orden sale del caos, porque el universo no es ordenado es irregular y cambiante, no puede partir de un orden porque ese orden seria un desorden, para que allá calma primero tuvo que haber movimiento, para que allá orden primero tuvo que haber habido caos. El punto al que quiero llegar es, ¿tiene lógica lo que pienso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que tiene lógica lo que pensás Fer! y estoy de acuerdo con vos, el orden necesita surgir del caos. A lo que me refiero es al caos como concepto. El caos no puede pensarse como previo al orden, porque surge con el orden. El caos necesita de la razón para existir, porque es ese orden el cual lo denomina como caos. Antes del orden no había nada, pero después que el orden surge, se puede decir que esa nada es caos. Si en un principio todo era un caos feliz, eso sólo se lo puede pensar ahora, con la consciencia del orden para distinguir al caos como su opuesto.

      Eliminar